Barcelona lanza dos retos para crear puntos de recarga eléctrica flexibles y de bajo coste para favorecer el desarrollo de la electromovilidad

21/04/2022
Imatge
Laia Bonet hablando en la rueda de prensa celebrada en el Aparcamiento B:SM de Sant Antoni para lanzar dos nuevos retos de InnovAcció 2030

El Comisionado de la Agenda 2030, Barcelona de Servicios Municipales (BSM) y Mobile World Capital Barcelona hacen este llamamiento al sector a través del programa InnovAcció 2030

Se quiere promover el diseño de un punto flexible capaz de dar cobertura a varias plazas de estacionamiento, y la producción de un punto de recarga que reduzca en un 85 % el precio de coste de los actuales modelos 

Empresas y emprendedores podrán presentar proyectos hasta el 27 de mayo, y las propuestas ganadoras se darán a conocer antes de final de año

Con estos nuevos llamamientos, ya son ocho el total de retos lanzados bajo el programa InnovAcció para encontrar soluciones a diferentes necesidades y demandas de la ciudad

El Comisionado de la Agenda 2030, Barcelona de Servicios Municipales (BSM) y Mobile World Capital Barcelona lanzan dos retos para seguir impulsando la electromovilidad en la ciudad. Enmarcados en el programa InnovAcció 2030, los dos proyectos quieren estimular la transición hacia el vehículo eléctrico, uno de los desafíos de la movilidad del futuro que están alineados con la Agenda 2030 y la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible. 

La red de electromovilidad Endolla Barcelona, que llegará a los 703 puntos activos a final del 2022, concentra el 70 % de los puntos de recarga en los Aparcamientos BSM. En una ciudad densa y compacta como Barcelona, se opta por priorizar la carga sostenible, planificada y en horas valle en los aparcamientos, y liberar el espacio público para otros usos. Por eso, los dos retos planteados pretenden profundizar en el desarrollo eficiente y sostenible de la infraestructura de recarga en estos ámbitos, agilizando la instalación de puntos de carga de fácil implementación y que permitan obtener una alta rotación de vehículos. 

Con estos dos llamamientos abiertos, uno para buscar puntos de recarga más económicos y el otro para crear un modelo que sea flexible y móvil, ya son ocho el total de retos lanzados bajo el programa InnovAcció, la apuesta de Barcelona para acelerar la innovación urbana sostenible y social para alcanzar la Agenda 2030 y para encontrar soluciones a las necesidades y demandas de la ciudad y de la ciudadanía de manera abierta y colaborativa.

Un punto de recarga económico y de fácil mantenimiento

El primer llamamiento pretende promover la producción de un punto de recarga económico que sea capaz de integrarse dentro del Sistema SMOU, la aplicación móvil que ofrece a los usuarios toda la información sobre servicios de movilidad en la ciudad. Manteniendo unos requerimientos técnicos y de calidad competitivos, se quiere facilitar el diseño de un modelo de cargador barato, de fácil instalación y bajo coste de mantenimiento. En concreto, se pretende rebajar el coste aproximadamente un 85 %, pasando de los 1.500 euros actuales a un precio inferior a los 200 euros. 

Disponer de puntos de recarga más económicos permitiría acelerar el desarrollo de la electromovilidad en la ciudad de manera inteligente, sostenible y eficiente. Además, la proliferación de estos cargadores no solo favorecería la transición hacia el vehículo eléctrico entre la ciudadanía, sino también entre otros colectivos, como flotas corporativas de vehículos. 

El ganador del reto tendrá que aportar diez puntos de recarga de bajo coste, cinco de los cuales se instalarán y operarán a modo de prueba piloto como parte de la red Endolla Barcelona, de BSM. La iniciativa ganadora recibirá 70.000 euros.

Un punto de recarga capaz de desplazarse en diferentes plazas de aparcamiento

El segundo reto tiene como objetivo el desarrollo de un punto de recarga flexible y móvil. El objetivo es que pueda dar cobertura a varias plazas de aparcamiento sin necesidad de estar fijado en un único punto. Este cargador móvil debe permitir un servicio de estacionamiento de rotación más eficiente y, al mismo tiempo, evitar un sobredimensionado de la infraestructura eléctrica. De la misma manera que el punto económico, el sistema de recarga del punto flexible debe estar conectado al sistema central de gestión de los puntos, y poder interactuar con el usuario a través de la aplicación móvil SMOU. 

Con el punto flexible se podrá desplegar la red de puntos sin la necesidad de que estén vinculados en una plaza fija de aparcamiento y permitirá así dar servicio a varias plazas y coches situados a una distancia mínima equivalente a seis plazas de coche (aproximadamente 15 metros). Una solución así permitiría adaptarse más eficientemente a la demanda de recarga de los vehículos eléctricos en las plazas de estacionamiento de rotación, y ofrecerá un servicio más flexible.

En este caso, el reto está valorado en 90.000 euros y la empresa ganadora deberá aportar un punto de recarga que operará como prueba piloto en un Aparcamiento de la Red BSM integrado en la red Endolla Barcelona.

Un concurso público con la máxima transparencia

Detrás de cada reto de InnovAcció 2030 hay un concurso de ideas que busca la mejor solución a la necesidad planteada, y que pretende hacer posible el testado del proyecto en entornos reales de la ciudad. Los retos se plantean a través del mecanismo de contratación pública innovadora impulsada por BSM y de convocatorias de innovación impulsadas por el programa Digital Future Society de Mobile World Capital Barcelona, una iniciativa que se nutre de la colaboración con empresas, organizaciones y emprendedores con vocación y capacidad para generar innovación.

La licitación se publicó al pasado 4 de abril. Empresas y emprendedores podrán presentar sus proyectos hasta el 27 de mayo y las propuestas ganadoras se darán a conocer antes de final de año.

InnovAcció: un total de ocho retos en marcha 

Con el lanzamiento de estas dos convocatorias, ya son ocho los retos lanzados bajo el paraguas de InnovAcció 2030 para impulsar la innovación en cuestiones importantes para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). 
Hasta ahora, y para las cinco convocatorias ya cerradas, se han recibido 62 propuestas, 24 de ellas internacionales de 19 países diferentes. Las soluciones ganadoras se acabarán aplicando en un contexto real donde se llevará a cabo la implantación de una prueba piloto.

El primer reto, con el que se estrenó el programa, fue para reducir la huella ambiental del sector tecnológico para responder la emergencia climática. Se encuentra ya en fase de ejecución de los pilotos por parte de sus ganadores: UOC y Awasense.

Posteriormente, de la mano de BSM y Mobile World Capital, a través de la iniciativa Digital Future Society, se lanzaron tres retos más en octubre del 2021. Partiendo del uso de datos y la tecnología, los dos primeros planteaban el diseño de visitas inclusivas y accesibles a dos espacios emblemáticos de la ciudad gestionados por BSM, el Park Güell y el Zoo de Barcelona. El tercero, en cambio, proponía la implantación de un sistema de permisos de estacionamiento en la calzada destinado a personas con diversidad funcional, para hacer más equitativo el reparto del espacio de estacionamiento. 

Asimismo, el Ayuntamiento de Barcelona, en colaboración con Digital Future Society, ha lanzado dos de los tres retos a nivel de distrito que están previstos para este año. Por un lado, en Les Corts, un reto que busca alcanzar la mejora de la accesibilidad comunicativa y la inclusión en la Ludoteca Guitard. Y por el otro, el reto de innovación que está en marcha en L’Eixample y que busca favorecer un turismo más sostenible en el distrito. En este caso el objetivo es identificar proyectos innovadores con base tecnológica dirigidos a fomentar el patrimonio de L’Eixample, gestionar la movilidad, redistribuir los flujos de visitantes y reforzar la comunicación inteligente con los visitantes del distrito, entre otros. Queda pendiente el lanzamiento de un reto en Horta-Guinardó.