El Zoo de Barcelona consolida su crecimiento con más de 180.000 visitantes este verano 

12/09/2022
Imatge
Grupo de niños y niñas en el casal del Zoo de Barcelona

El número de visitantes ha crecido un 14% respecto del verano pasado y supera también las cifras alcanzadas antes de la pandemia.

De junio a agosto se han registrado 3.000 nuevas altas en el Zoo Club, cinco veces más que hace tres años. 

El nuevo Espacio Invertebrados y el Pasaporte de Naturaleza, dos de los éxitos de este verano.     

El Zoo de Barcelona cierra el verano con indicadores muy positivos. Desde la finalización del curso escolar, han pasado 183.894 visitantes, un resultado que supera en cerca de un 14% el del verano del año pasado, y se incrementa también en casi un 12% el número de visitantes totales del verano del 2019, que cerró con 164.800 visitantes. Este dato confirma la consolidación de la recuperación iniciada después del cierre por la pandemia de la COVID-19.

Crece el número de visitantes y también el de nuevos socios del Zoo Club, el carné que permite visitar el Zoo tantas veces como se quiera durante 12 meses y que ofrece ventajas y descuentos. De junio a agosto se han registrado 3.097 altas, frente a las 579 del verano del 2019. Y desde el pasado mes de enero ya son 7.593 las nuevas altas. En total, a fecha de hoy, la familia del Zoo Club cuenta con 80.599 miembros, 26.000 más que hace tres años. 

Según la tercera tenienta de alcaldía y presidenta de la Fundación Zoo, Laia Bonet, “estas cifras ponen de manifiesto la buena acogida que han tenido entre el público familiar las novedades presentadas en los últimos meses y que se enmarcan en el nuevo modelo de Zoo”. Destaca el Espacio Invertebrados, la nueva instalación del Zoo dedicada a este grupo de animales con poca representación en los zoos y de vital importancia para los hábitats, que, desde su inauguración, en junio pasado, ha recibido a 87.940 visitantes, que lo han valorado mayoritariamente con puntuaciones entre el 8 y el 10”.  

Éxito del nuevo Pasaporte de Naturaleza y las actividades de verano 

El nuevo Pasaporte de Naturaleza, estrenado el pasado mes de julio, también está teniendo un gran éxito entre los socios y socias que lo han empezado a utilizar, más de 1.400 en solo dos meses. Este documento, con el formato de un auténtico pasaporte, permite a los miembros del Zoo Club participar, durante todo el año, en una serie de actividades exclusivas y gratuitas relacionadas con la biodiversidad y su conservación. La primera de estas actividades, titulada “Descubramos el Zoo”, ha recibido una puntuación de 9,6 por parte de sus participantes y pronto se programará la segunda, “Primates y humanos, primos hermanos".  

También han tenido muy buen recibimiento las actividades abiertas al público general que se han programado todos los días de verano. Son las actividades que permiten acercar a los visitantes a la realidad del día a día del Zoo y la tarea de conservación que se lleva a término. De entre las que más éxito han tenido, destacan los nuevos encuentros con cuidadores y cuidadoras que explican a los visitantes los cuidados y la atención que reciben los pingüinos y los leones marinos, una muestra más de la importancia que el Zoo de Barcelona otorga al bienestar animal. 

Y un año más, los centros infantiles de verano del Zoo han tenido una ocupación muy elevada, agotándose las plazas a las pocas horas de abrirse las inscripciones el pasado 9 de mayo. Entre junio y agosto han participado 934 niños y niñas, cifra que supera en una sesentena el número de niños que participaron en el verano del 2019. Son los casales que el Zoo ofrece durante el verano, la Navidad, Semana Santa y los días de libre elección de las escuelas, que permiten acercar el mundo de la fauna a los niños y jóvenes, y fomentan el respeto por la conservación de la biodiversidad y el entorno natural. 

Los trabajos de remodelación del Zoo no se han detenido durante los meses de verano

Tal como estaba previsto, este mes de agosto han finalizado los trabajos de mayor impacto del derribo del antiguo Aquarama, que se alargarán hasta el mes de noviembre. Tareas que se han hecho garantizando, en todo momento, el mínimo impacto acústico y ambiental y el bienestar de todos los animales del Zoo. En el espacio que quede libre se ubicará una reserva de animales, una instalación que estará lista en el verano del 2024 y que irá acogiendo a las especies del Zoo que, provisionalmente, se vean afectadas por las obras de mejora previstas para los próximos años. Estas obras se enmarcan en el nuevo modelo de Zoo aprobado en el 2019.