El Zoo de Barcelona estrena el centro de descubrimiento sobre los dragones de Komodo 

14/04/2022
Imatge
Imagen de la sala principal del nuevo centro de descubrimiento Tierra de Dragones del Zoo de Barcelona

Las nuevas instalaciones, que se inauguran coincidiendo con el inicio de las vacaciones de Semana Santa, incorporan nuevos elementos de divulgación para sensibilizar sobre la situación de la especie, que se encuentra en peligro de extinción

El Zoo también incorpora una actividad familiar y renueva el área de juegos infantiles

El Zoo de Barcelona inaugura el nuevo Centro de Descubrimiento Tierra de Dragones. El objetivo del espacio es ofrecer a los visitantes una experiencia inmersiva que les permita descubrir de primera mano la vida de los dragones de Komodo. Este nuevo espacio, que se puede visitar desde hoy coincidiendo con el inicio de las vacaciones de Semana Santa, complementará la observación de los animales con diferentes elementos interpretativos que ayudan a entender el retroceso gradual que experimenta esta especie en la naturaleza, y que la ha llevado a estar en peligro de extinción.

El centro de descubrimiento se integra en Tierra de Dragones, una instalación que reproduce la selva del Parque Nacional de Komodo, localizado en las islas menores de la Sonda, en el archipiélago de Indonesia. El nuevo espacio está ambientado acústicamente para ofrecer una experiencia inmersiva que traslade al visitante al hábitat natural de los dragones. Incorpora nuevos elementos de interpretación y divulgación, entre los que se encuentran la reproducción de un nido y una réplica a escala real de un dragón. Además, ofrece la proyección de un vídeo panorámico que explica la situación de la especie y que se convierte en una experiencia de sonido envolvente, gracias a 30 altavoces distribuidos por toda la sala. 

La modernización de la instalación de los dragones de Komodo forma parte del proceso de transformación del Zoo a partir de su nuevo modelo, el cual reafirma el compromiso con la conservación de especies. El Zoo de Barcelona, de hecho, se ha convertido en un actor relevante con respecto a la conservación ex situ de los dragones, participando de manera activa en el Programa europeo para especies en peligro de extinción (EEP), coordinado por la Asociación Europea de Zoo y Acuarios.

La población actual del dragón de Komodo en la naturaleza se estima entre los 5.000 y 6.000 ejemplares. La gran mayoría viven dentro del Parque Nacional de Komodo, donde se ha producido tanto una progresiva disminución de ejemplares como del área de extensión de los espacios protegidos. Las causas de esta bajada son de origen humano: destrucción del hábitat para la creación de cultivos, la fragmentación de las poblaciones por el aumento de los núcleos urbanos y la disminución de las presas a causa de la caza y el tráfico ilegal de animales de compañía. Por todo eso, se ha agravado el estatus de la especie en la lista roja de la Unión para la Conservación de la Naturaleza (UICN), pasando de tener uno consideración de vulnerabilidad a estar etiquetada como especie en peligro de extinción.

Nuevas actividades a partir de Semana Santa

También como novedad por Semana Santa, la oferta de actividades educativas dirigidas al público familiar crece con el estreno del nuevo taller “La concha de la tortuga”, una propuesta que quiere profundizar sobre la situación de las tortugas autóctonas de Cataluña. 

Aparte, y como complemento de la visita libre al recinto, se podrá seguir escogiendo entre diferentes talleres relacionados con el bienestar animal, la conservación de especies amenazadas y la zoología. Estas actividades son desarrolladas por el equipo de la Escuela del Zoo, están incluidas en el precio de la entrada y no requieren reserva previa.
Con estas acciones, el Zoo reafirma su compromiso con la sociedad como centro de conservación de la biodiversidad y de sensibilización del público. 

Una nueva área de juegos infantiles más inclusiva

Otra novedad es la finalización de la primera fase de la remodelación del área de juegos infantiles. El espacio incorpora nuevas estructuras pensadas para niños de todas las edades y que han sido escogidas con criterios de inclusividad. 

Una de las principales mejoras es un gran arenal de 38 m², específicamente pensado para niños en edad de gatear. Otros juegos del espacio son un velero de madera, varias estructuras con troncos, una pasarela con una cinta elástica, una mesa redonda para jugar con barro, dos caballos móviles y un coche de caballos. La siguiente fase, que se llevará a cabo a finales de año, completará la reforma integral de la zona de juegos. 

Con esta actuación, el Zoo quiere profundizar en su posicionamiento como espacio de ocio educativo familiar.