El Zoo de Barcelona consolida su crecimiento con más de 740.000 visitantes

Share
09/01/2023
Imatge
Grupo de niños observando a los animales del Zoo de Barcelona

El número de visitantes alcanzado durante 2022 ha crecido cerca de un 20% respecto del año 2021, y supera los registros anteriores a la pandemia

El Zoo ha seguido ampliando la oferta de actividades educativas, dirigidas a familias y estudiantes, con las cuales quiere promover el respeto por la biodiversidad

A lo largo de 2022 también se han efectuado nuevos pasos en la implementación del nuevo Modelo de Zoo, con proyectos como el estreno del Espacio Invertebrados o el Centro de Descubrimiento de los Dragones de Komodo

También ha colaborado en 43 proyectos de conservación de especies en riesgo y ha llevado a cabo la reintroducción en la naturaleza de 362 ejemplares de especies autóctonas, como la tortuga mediterránea, el tritón del Montseny, el fartet, el sapillo balear, el turón europeo y el ibis ermitaño 

La tendencia de crecimiento del Zoo de Barcelona sigue al alza. 740.015 personas han visitado el Zoo durante 2022, una cifra que supone un incremento de cerca del 20% respecto de los registros alcanzados el año pasado, y que supera con creces las 710.000 de 2019, antes de la pandemia. Esta evolución positiva consolida el crecimiento de público que ha tenido el parque en los últimos ejercicios, unos años que han sido primordiales para el despliegue del Nuevo Modelo de Zoo. 

También se ha consolidado el número de familias que son miembros del Zoo Club. El año 2022 se ha cerrado con 23.963 familias y 81.447 miembros en total. Son cifras que estabilizan el crecimiento producido en el año 2021 y que, en el caso del número total de socios, se sitúan un 65% por encima de las cifras anteriores a la pandemia. 

“Estamos muy satisfechos, ya que el aumento de visitantes es la mejor muestra del buen recibimiento del nuevo modelo del Zoo”, ha afirmado la tercera teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona y presidenta de la Fundación Zoo, Laia Bonet, que también ha manifestado que “este nuevo enfoque, centrado en las actividades y la participación del visitante, es atractivo para muchos tipos de público, y así lo demuestran los datos de este año”.

Los buenos resultados del Zoo Club son fruto de la intensa tarea de fidelización llevada a cabo entre los visitantes y de la gran aceptación que tienen las actividades diseñadas especialmente para el público familiar. Entre las propuestas con mejor acogida hay que destacar novedades como el Pasaporte de Naturaleza, creado el verano pasado para fomentar el conocimiento de la biodiversidad del planeta entre los niños y niñas que visitan el Zoo. En total, han disfrutado de esta experiencia 3.496 personas. También ha sido un gran éxito el Escape Room del Espacio Invertebrados, con 952 participantes y todas las sesiones completas. 

El Zoo también ha recuperado las cifras de asistencia a los casals de Semana Santa, verano y Navidad. Este año, 1.152 niños y niñas han participado en las actividades preparadas coincidiendo con las vacaciones escolares. 

Además, se ha celebrado por primera vez el STEAM Zoo, una jornada en que 600 estudiantes de 1.º y 2.º de ESO de Barcelona y su área metropolitana pudieron disfrutar de diferentes talleres científicos organizados entre el equipo educativo del Zoo y la Universidad Politécnica de Cataluña – BarcelonaTech (UPC). El objetivo del proyecto, que también se desarrolla en otros espacios emblemáticos gestionados por B:SM como el Parque del Fòrum, la Anilla Olímpica y el Tibidabo, es promover las vocaciones científicas entre el alumnado de secundaria. En el caso específico del Zoo se centró sobre diferentes aspectos de la biología. 

Un nuevo modelo de Zoo que ya es una realidad

La educación, la conservación y la investigación son los ejes que guían el despliegue del nuevo Modelo de Zoo. El año 2022 este nuevo rumbo se ha seguido poniendo de manifiesto con la materialización de numerosos proyectos. 

Además de la incorporación de nuevas actividades educativas, el Zoo ha avanzado en la creación de espacios que, aparte de mejorar la experiencia del visitante, ponen en el centro la sensibilización sobre la necesidad de cuidar de la fauna salvaje y sus hábitos naturales, muy especialmente las especies que se encuentran en riesgo de extinción. Es el caso del nuevo circuito interpretativo de la Sabana del Sahel, el Centro de Descubrimiento sobre los Dragones de Komodo y el Espacio Invertebrados, una de las novedades mejor valoradas del Zoo y que en solo seis meses de existencia ha recibido a 166.032 personas. 

En 2022 también ha tenido lugar el derribo del antiguo Aquarama, una instalación que fue inaugurada en 1968 y que dará paso a una reserva de animales. La futura instalación acogerá las especies que, provisionalmente, se vean afectadas por las obras de mejora previstas los próximos años. 

El compromiso del Zoo con la preservación de especies amenazadas va más allá de sus límites. Dando continuidad a alianzas como la del Programa de Especies en Peligro de la Asociación Europea del Zoos y Acuarios (EAZA) y a numerosos acuerdos de colaboración, a lo largo de 2022 se han llevado a cabo 43 proyectos de conservación de especies en riesgo. También se ha trabajado en la reintroducción en la naturaleza de hasta siete especies autóctonas, como la tortuga de arroyo, la tortuga mediterránea, el tritón del Montseny, el fartet, el sapillo balear, el turón europeo y el ibis ermitaño. En total, el Zoo ha facilitado la reintroducción de 362 ejemplares. 

En el ámbito científico, la Fundación Zoo ha otorgado 8 becas y ha participado en la puesta en marcha de 35 proyectos de investigación y conservación, valorizando su papel en la generación de conocimiento y concienciación sobre la protección de los ecosistemas.